¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte?

¡Cuántas risas nos hemos echado con este libro, Oto! Tengo el recuerdo de los dos sentados en la cama leyendo (y riendo hasta llorar) un capítulo, solo uno, porque, para más, no daba el tiempo por la noche. Y si hay algún libro que me recuerde a ti, es este. ¡Muchas felicidades!, Oto, mi lector preferido…

“¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte?”, de Pablo Albo, otra vez. Un libro que se adentra en lo absurdo, que provoca risas, que no sonrisas, y que, de nuevo, encadena un capítulo tras otro, obligándonos a seguir leyendo hasta el final.

Es el hijo quien nos cuenta la afición que tiene su familia por los animales que cuidan y viven en su casa. Hasta el rinoceronte de su hermana se pasea por la casa creando muchos problemas, aunque aquella lo niegue (¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte?).  Y son tantos los animales que la situación se vuelve insostenible, hasta que deciden poner solución. Solución que pasa por tener una casa más grande y, para comprarla, necesitarán dinero que intentarán conseguir pase lo que pase…

“¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte?” lo publicó la editorial Everest en su colección Leer es Vivir en 2010 encargándose de las ilustraciones Lucía Serrano. Una lectura recomendada a partir de los 8 años aunque, incluso antes (o después), se disfruta.

Y, bueno, pues, hasta la semana que viene…

Diógenes

Hoy os voy a hablar de mi autor infantil preferido. La primera vez que leí algo de Pablo Albo me quedé, yo creo que, asombrada, sería la palabra. Por fin un autor para niños que los trataba de tú a tú; unos textos, tirando a surrealistas, que me hicieron reír; los capítulos se iban encadenando uno tras otro hasta completar una obra maestra que, al final, me emocionó… Resultó ser (algunas veces hemos comentado por casa) como un Cortázar para niños. Aquel día leí “Diógenes”, el libro que os traigo esta semana.

Diógenes es un niño que colecciona todo aquello que encuentra y recoge. Y esto le viene de familia: ya sus abuelos coleccionaban charcos; su hermana, objetos inútiles; sus padres, gusanos de seda… Pero, “hay veces que esta manía de coleccionar tiene consecuencias inesperadas y no siempre buenas”, y si no, que le pregunten a su tío, el soltero, que colecciona cartas de amor…

“Diógenes” fue premio Lazarillo de cración literaria en 2008. Es un libro para niños de entre 9 y 11 años y está publicado por  Kalandraka (2010), en cuya edición se encarga de las ilustraciones Pablo Auladell. Y si os gusta este libro os gustarán muchos otros más de Pablo Albo… pero esto es otra historia… ¡Hasta la semana que viene!